¿Qué es un ERTE y qué consecuencias tiene?

En los últimos días se está repitiendo en todos los informativos y redes sociales la palabra ERTE. Estas siglas que muchos no conocíamos hasta ahora es una de las soluciones por las que están optando muchas empresas para hacer frente a la crisis sanitaria en la que se encuentra sumida Europa.

Un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) es la expresión administrativa que se utiliza para referirse al acuerdo al que llega una empresa con su plantilla por el medio del cual los contratos de los empleados (todos o parte de ellos) son suspendidos por un periodo limitado de tiempo. Durante este tiempo, los trabajadores pueden disponer del paro.

Esta es una de las medidas contempladas en el Estatuto de los Trabajadores, junto con la reducción de jornada y el despido colectivo, que se llevan a cabo para que una empresa pueda hacer frente a los problemas económicos a los que se enfrenta. Eso sí, todas deben llevarse a cabo por, como dicta el propio Estatuto, “causas económicas, técnicas, organizativas o de producción”.

Dentro del impacto que puede tener un ERTE en la situación personal de un trabajador, esta medida conserva su puesto de trabajo y le da la posibilidad de seguir percibiendo ingresos durante el periodo en el que está suspendido de empleo. Estos ingresos serán del 70% de la base reguladora durante los seis primeros meses; esto es, el mismo dinero que si le hubieran despedido definitivamente, y, tras seis meses, comenzaría a percibir el 50%.

Base reguladora: Es un baremo que se utiliza para calcular las prestaciones que un trabajador tiene derecho a percibir por parte de la Seguridad Social, en función de las bases de cotización de un determinado periodo.

En la actualidad, el tiempo que un trabajador esté afectado por un ERTE y cobrando la prestación por desempleo se resta de los derechos acumulados. De esta manera, si un trabajador cuenta con un año de prestación por desempleo y el ERTE dura cuatro meses, al volver a su puesto de trabajo le corresponderán ocho meses para futuras ocasiones.

En la actual crisis del coronavirus, los sindicatos y empresarios están en negociaciones con el Gobierno de España para que los ERTE relacionados con esta situación de emergencia no reduzcan los derechos acumulados de sus trabajadores.

Otro de los requisitos que acostumbra a tener un ERTE es que los empleados afectados por un ERTE que no hayan cotizado lo suficiente como para cobrar la prestación por desempleo (12 meses en seis años o seis meses en el mismo tiempo), no pueden acogerse al paro, pero en la actual crisis en la que nos encontramos, el Gobierno a accedido en las negociaciones con la patronal y todos los trabajadores se podrán ver beneficiados por el ERTE, independiente del tiempo cotizado.

Desde Bitwork queremos mandaros a todos toda nuestra fuerza y apoyo durante estos días que están siendo muy duros para todos y animaros a seguir luchando, porque solo unidos venceremos al coronavirus y saldremos de esta. #NosotrosNosQuedamosEnCasa

Deja un comentario